Actividades

El Gobierno de España elude la verdad sobre UNRWA

Publicado el

EL GOBIERNO DE ESPAÑA ELUDE LA VERDAD SOBRE UNRWA

Tras el comunicado oficial realizado por el Ministerio de Exteriores de España criticando la decisión de la administración norteamericana de cortar los fondos a los falsos refugiados palestinos, desde ACOM consideramos necesario puntualizar la desinformación de nuestro ministerio y su decepcionante falta de rigor que resultan en la equivocada política exterior de España en este asunto.

En primer lugar nuestro Gobierno parece olvidar el hecho que existen dos organizaciones de Naciones Unidas dedicadas a los Refugiados. Una denominada la UNRWA, dedicada exclusivamente a mantener el estatus de refugiados a los palestinos desplazados durante la guerra del 48 por el ataque de los países árabes tras la partición del Mandato británico de Palestina, y el ACNUR, una organización dedicada a integrar lo antes posible a los refugiados de todos los conflictos del mundo. Dos organizaciones con misiones opuestas que demuestran el doble rasero de Naciones Unidas hacia el estado Judío.

El documento del departamento del Sr. Borrell obvia la realidad sobre UNRWA, una estructura cuyo único fin es, a día de hoy, perpetuar una ficción: la de que descendientes de cuarta generación de desplazados sean de verdad refugiados y por tanto deban beneficiarse de un status único en el mundo: el de refugiado hereditario. El Gobierno de España se muestra partidario, no sólo de perpetuar la existencia de una entidad que no ha servido para resolver el problema de los descendientes de refugiados y desplazados palestinos, sino de que además siga financiándose indefinidamente con el dinero de los contribuyentes españoles. El MAEC prefiere caer así en los peores clichés y lugares comunes propagandísticos en vez de contribuir a una solución real del conflicto.

Que España rechace que EE.UU. decida en qué debe invertir los recursos de sus ciudadanos es cuanto menos sorprendente, dado que se trata de donaciones que cada país decide y modifica periódicamente. Pero es aún más llamativo que niegue el evidente vínculo que la UNRWA tiene con la actividad de organizaciones terroristas y con sus redes de influencia y por tanto del uso que se hace con nuestra colaboración para glorificar el yihadismo e incitar a la violencia.

La UNRWA es una organización que existe hace más de 70 años, que incumple el criterio de la propia ONU sobre quién es un refugiado, que ha recibido cantidades millonarias de donaciones y ha sido incapaz de ayudar con ellas a los descendientes de refugiados y desplazados palestinos a superar esa condición. Además utiliza sus ingentes recursos económicos para difundir la ficción de un teórico “derecho al retorno” del que no se beneficia ningún otro colectivo de descendientes de desplazados décadas después de un conflicto bélico. Y al calificarlos falsamente de refugiados les impiden llegar a ser ciudadanos de su país de nacimiento, del de sus padres e incluso del de sus abuelos. La única posible razón para apoyar la continuidad de este fracasado entramado institucional es la de perpetuar el sueldo de centenares de personas que se benefician de la continuidad de esta mentira que, repetida mil veces, resulta acríticamente aceptada por gran parte de los medios de comunicación y la opinión pública.

Ante la evidencia de que la agencia de la ONU para los refugiados palestinos ejerce una clara influencia negativa para la resolución del problema palestino, y el escándalo que constituye que esta agencia considere como “refugiados” incluso a palestinos que viven en territorios palestinos y administrados por autoridades palestinas, el Gobierno de los Estados Unidos ha decidido no continuar con la financiación de dicho ente y así modificar el status quo que hasta ahora sólo ha llevado al conflicto permanente.

Desde ACOM deseamos que se alcance una situación de paz real y duradera en la región y por ello albergamos la esperanza de que el Gobierno de España abandone el empecinamiento de apoyar con nuestros impuestos posturas fracasadas y rectifique con medidas que favorezcan la responsabilidad en los dirigentes palestinos y su población.

Para más información: Una gran estafa llamada UNRWA