El Holocausto – Discurso de David Hatchwell

Publicada en Publicada en Actividades

Por su interés, reproducimos discurso del Presidente de la Comunidad Judía de Madrid, David Hactchwell, en la Asamblea de Madrid con motivo del acto de conmemoración del Día de la Shoa.

Queridos Raquel Abecassis, Yossi Bohrer, Jorge Klainman, Eva Leitman, y Moshé Haelion,
Heroes que Testimonian la derrota de los Nazis.

Queridos Familiares de los Justos entre las Naciones,
cuyas referencias de Humanidad nos dan esperanza.

Queridos representantes de colectivos Gays, Gitanos y Discapacitados, Hermanos hoy mas que nunca en el recuerdo del dolor.

Queridos Presidente del Consejo Rabinico de España Rav Moshé Bendahan y Rav Barylka,

Queridos Embajadores y representantes de Israel …
Alemania, Austria, Belgica, Bosnia Herzegovina, Bulgaria, Estonia, Hungría, Lituania, Panama, Polonia, Portugal, Republica Checa, Rumanía, Serbia, Turquía y la Organización Iberoamericana …. Que con su presencia señalan su respeto y cercanía a las victimas de la Shoah y su compromiso en combatir el odio.

Queridos representantes de MADRID que con vuestras palabras y acciones hoy aqui demostrais que hacer perdurar la Memoria de la Shoah y que entender sus lecciones no es solo una obligación de la Comunidad Judía sino un deber MORAL de cualquier ser Humano.

Querida Presidenta de la Comunidad de Madrid,
Querida Presidenta de la Asamblea de Madrid,
Queridos Miembros de la Asamblea, Alcaldes, Concejales y representantes de corporaciones Municipales,
Querido Director del Centro Sefarad Israel,
Querida Directora del Centro de estudios Judeo Cristianos,

Queridos representantes de instituciones Judías de Madrid,
Queridos Alumnos de Colegios de Madrid,

Amigos,

GRACIAS POR ESTAR AQUI HOY.

———-

El tristemente famoso VICTOR FRANKL se preguntaba:

¿QUE ES EN REALIDAD EL HOMBRE ?
ES EL SER QUE SIEMPRE DECIDE LO QUE ES.
ES EL SER QUE HA INVENTADO LAS CAMARAS DE GAS … PERO ASIMISMO ES EL SER QUE HA ENTRADO EN ELLAS CON PASO FIRME MUSITANDO UNA ORACION.
Cuando un judío abre los ojos por la por la mañana lo primero que hace es rezar el “Modé Ani Lefaneja” … la oración en la que damos las gracias al Creador por un día nuevo de vida en este mundo.

Unas frases que son la misma fórmula milenaria, en el mismo idioma que hemos mantenido desde que Moisés bajó del monte Sinaí.

Nuestros ritos nos recuerdan así diariamente que la pertenencía a Am Israel, el pueblo judío, es a la vez una alianza consciente con el Creador, renovada cada nueva jornada y una cadena milenaria que nos hace lo que somos.
Una cadena que sobrevivió a las vicisitudes de la historia manteniendo nuestras creencias, nuestros valores, nuestra tradición y nuestra conciencia de pueblo, dondequiera que estuviésemos desperdigados. A traves de dos mil años de exilio.

Esta mañana al despertarme empecé mi día agradecido por la oportunidad de estar aqui.
Un judío Madrileño en 2016 .. y no en la Europa de 1940.
Un Hombre Libre pudiendo empezar un nuevo día.
Junto a mis seres Amados … viviendo en un verdadero estado de derecho.

Pero sintiendo el deber de ayudar a contar alto y claro lo que realmente ocurrió.

Para que no vuelva a ocurrir JAMAS.
A NADIE.

——–

Esa cadena ancestral de la que les hablaba se rompió a mediados del siglo pasado para mas de 6 millones de personas.
Para ellas y para todos los que les hubiesen seguido (si el monstruo no los hubiese calumniado, martirizado, gaseado o fusilado).
Y aunque la dimensión del número de vidas destrozadas nos resulte casi inconcebible por su magnitud, debemos forzarnos a poner de lado unos segundos la losa de la estadistica y recordar que todas y cada una de ellas tenían un nombre, una cara, unas esperanzas, unas alegrías, un futuro, una familia.
Todas y cada una.
Les digo todo esto para que comprendan que los judios, en nuestra vida y con nuestros ritos, tenemos permanentemente presente la memoria de nuestros hermanos aniquilados. Pero en un día como hoy lo hacemos especialmente y compartimos ese recuerdo con todos ustedes y con el mundo.
Esa es nuestra responsabilidad individual y colectiva.
Esa es una de las MISIONES centrales que tiene la Comunidad Judía de Madrid.

Sin duda es necesario que al menos un día al año, en la Europa que bajó a los infiernos y se zambulló en las profundidades del MAL en pleno siglo XX, haga el esfuerzo de reflexionar sobre lo que ocurrió.
Y que nunca deberá volver a ocurrir.

Que nos forcemos a escuchar los testimonios, a ver los documentos que muestran los miles de cadáveres famélicos apiñados, los hornos crematorios, los experimentos monstruosos y la tragedia de las familias humilladas, separadas para morir. Que imaginemos el frío intenso y el calor asfixiante.
La extenuación fisica absoluta que implora la muerte.

Las imagenes de los niños deportados, perdidos, indefensos y sacrificados.

Pero les ruego que piensen lo que siente un judío cada vez que un chistoso denigra esa memoria, un relativista minimiza esos hechos, un negacionista cuestiona esa evidencia.
Quiero que piensen que cuando nosotros vemos las fotos y las películas de esos niños, esos niños no son cualquier niño: cada uno de ellos son nuestros hijos.

Podrían haberlo sido y muchos de los que difunden esas ideas perversas ocultan con dificultad su deseo de que en realidad nuestros hijos sean de nuevo esas víctimas en el futuro.

Por eso los Judíos tenemos la obligación en esta generación y en las venideras de recordar que la vida de un niño … o de cualquier ser Humano es sagrada.
Que cada persona es un UNIVERSO … y un recipiente de destellos de Divinidad.
Por ello, a pesar del paso del tiempo … a pesar del malestar físico que nos causa, tenemos la obligación de RECORDAR.

Hoy tenemos el privilegio de tener entre nosotros a varios testigos de excepción de la MALDAD nazí que todavía nos pueden relatar algunas de sus vivencias en primera persona.
Que luchan contra lo que mi Amigo Jorge Klainman llama “la tiranía del tiempo”.

Gracias por vuestro compromiso con el pasado y con el futuro.
Gracias por enseñarnos que el MAL absoluto tambien habita desafortunadamente entre los seres Humanos.

Nace y crece en el ODIO hacia el otro.

Deshumaniza primero y asesina despues.

Y solo el combate moral firme y valiente puede deternelo.

Esa es la lección mas importante de la Shoah.

——–
Ese odio tambien lo vemos hoy en día cuando los desalmados “nuevos Nazis” de Estado Islamico secuestran, violan, torturan y asesinan a otros seres humanos.
Cristianos, Animistas, Homosexuales, Yazidies y otras minorías hoy sufren verdaderos asesinatos masivos ante el avergonzante silencio de todo el planeta.

Ese odio debe ser aun mas evidente cuando el Gobierno de la Republica Islamica de Iran fomenta la negación de la realidad historica de la Shoah mientras promete publicamente cometerla hacia los Judíos y el Estado de Israel.

———

Queridos Amigos,

Los individuos y las sociedades expresamos nuestro compromiso en palabras y en acciones.

Por ello hoy quiero agradecer a la Asamblea de Madrid que nos acoje hoy aqui y que con las palabras y los actos de nuestros lideres regionales, siempre hacen sentir en casa a la Comunidad Judía de Madrid.

Deseo expresar nuestro agradecimiento a David Perez por la constitución de la Red de Municipios de Madrid en recuerdo de la Shoah y prevención de Crimenes contra la Humanidad y a los valientes alcaldes que la componen.

Queremos agradecer a Municipios como Alcobendas, Alcorcon, Boadilla, Getafe, Madrid, Majadaonda, San Agustin de Guadalix por la aprobación de mociones de recuerdo, por realizar actos de solidaridad y por nombrar calles en honor a las “Víctimas y a los Heroes”.

Quiero agradecer tambien al Gobierno de la Nación por los cambios recientes en materia educativa que fomentaran el estudio mas profundo de la Shoah y que deben ayudarnos a NO OLVIDAR.

Al incansable y maravilloso trabajo del equipo del Centro Sefarad Israel.
Y A la verdadera brújula moral del Centro de Estudios Judeo-Cristianos.
Es fundamental que eduquemos a nuestros de jovenes y también a las personas mayores, en el respeto, la tolerancia, la diversidad … porque la odiosa ideología que inspiró ese negro capítulo de nuestra historia no ha desaparecido.
Subsiste y se enmascara.
Fomenta el odio al diferente.

Debemos formar y también debemos permanecer vigilantes ante antes esas expresiones de odio y penalizarlas pues su fin no es otro que la justificación de lo que sucedió y la apologia de que vuelva a suceder.
Así, cuando escuchen a algún indeseable decir que nuestro pueblo se aprovecha del terrible recuerdo de la Shoá, manipulándolo en su beneficio, no queden callados y respondan.
Cuando oigan a alguien banalizando lo que sucedió, hablando del “Holocausto de esto o del holocausto de lo otro”, rechacen la comparación.
Cuando asistan a declaraciones del tipo “ya están aquí los judios con su monserga del Holocausto” expresen su repugnancia.
Si oyen a los desalmados que comparan el intento de exterminio industrial de un pueblo entero por el simple hecho de serlo con cualquier otro conflicto, no dejen pasar la bajeza.
O, aún peor, cuando asistan a una declaración de esas de que “los judios hacen con otros lo que antes hicieron con ellos” denuncien al miserable pues pueden estar seguros de que alberga una intención perversa y mañosa.

Les pido, por tanto, que sean valientes como los justos entre las naciones que se enfrentaron al mal y salvaron la vida de seres humanos Judíos durante la Shoá.

Es importante que permanezcamos juntos enfrentándonos a esa ideología porque se equivocarían los que la vieran sólo como parte del pasado.
El odio antisemita como la enfermedad social que es, no muere sino que muta … se transforma:

Lleva ahora décadas buscando la destrucción del estado que es hogar y refugio de la mitad de los judios del mundo, acosándolo con guerras, terrorismo y calumnias.

Se enmascara en aquellos que cuestionan hoy la legitimidad del pueblo judio, y sólo a él, de tener su propio estado en paz y en seguridad.
70 años después de que se refundara entre las cenizas de la Shoah.

Se oculta tras los que buscan la destrucción de Israel con propuestas de boicot y discriminación …
Las mismas calumnias ancestrales de Europa con otro barniz …
Hacia el único país democrático y garantista de Oriente Medio.

Los que demonizan a Israel y deshumanizan a sus ciudadanos no son más que herederos de aquellos que buscaron a que no hubiera mas Judíos.

Por tanto, cuando hoy decimos “nunca más” esta no puede ser una pasajera declaración de intenciones.
Debe ser mucho más: un compromiso.

El compromiso de enfrentarnos todos los días a las fuerzas de la oscuridad.
Y sin duda tambien el compromiso de apoyar al Estado Judío que precisamente garantiza que una matanza semejante nunca pueda volver a ocurrir.

Un Pueblo que hoy emerge, desde las cenizas del holocausto como una luz entre la familia de naciones democráticas … junto a nuestra amada España, y ancestral Sefarad.

Am Israel jai (El pueblo de Israel vive)

Un comentario en “El Holocausto – Discurso de David Hatchwell

  1. QUERIDO DAVID,TU DISCURSO ME IPACTO TANTO,QUE LO LEI TRES VEZES.
    POCAS OPORTNIDADES TUVE DE SCUCHAR ALGO TAN CLARO Y VALIOSO.
    TE FELICITO.
    CON UN ABRAZO DE JORGE KLAINMAN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.