España en la UNESCO: la deriva servil

Publicada en Publicada en Conflicto, Consejo de Derechos Humanos, Consejo de Seguridad, Derecho Internacional, España, Israel, Oriente Medio, Terrorismo

****

El pasado mes de abril alertábamos de la grave irresponsabilidad del Ministerio de Exteriores español (a través de su Delegación Permanente ante la UNESCO) por no rechazar la frívola aventura de reescribir la historia negando el vínculo evidente del pueblo hebreo con la ciudad de Jerusalén.

Aquella pública denuncia cobra hoy más actualidad, si cabe, con la decisión del Ministro García Margallo de abstenerse en una votación en la UNESCO que niega el carácter judío del Muro de las Lamentaciones y el Monte del Templo, que finalmente fue aprobada por la cobardía de otras democracias occidentales. Este grave insulto al pueblo judío (y por extensión, a los cristianos y a toda la historia y al sentido común), vuelve a exponer la deriva servil en foros internacionales del departamento de Exteriores del Gobierno Rajoy ante satrapías que odian nuestro valores. El intento de apaciguar al Islam sectario, que no duda en convertir estos puntos de encuentro cívico en un permanente espacio de tergiversación y fraude totalitarios, es tan patético como suicida. Un día asistiremos al fraude histórico y la reivindicación islamista de territorios españoles en esos organismos multinacionales, y podremos comprobar el efecto de estas frivolidades.

Se da la circunstancia de que este voto ha sido ejecutado por la Embajadora Delegada Permanente ante la UNESCO, Teresa Lizaranzu, que estuvo destinada en el Consulado de España en la capital de Israel, donde sin duda pudo constatar la identidad y raíces judías, tan evidentes, desde la arqueología a los textos sagrados.

Estos vergonzosos votos quedarán para la historia de su gestión al frente de la embajada ante la UNESCO.

****

2 comentarios en “España en la UNESCO: la deriva servil

  1. Vergomzoso por parte del gobierno español. Ruego disculpas y siento verguenza ajena ante el Pueblo.Judio y el Estado de Israel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.