ActividadesIsraelUnión Europea

“SÍ a España, NO a una Cataluña independiente”

Publicado el

Por VICTOR HAREL en Yedioth Ahronoth, 30 de Octubre de 2017.

Harel fue Embajador de Israel en España e Inspector General de los Servicios Diplomáticos de Israel

En este momento de alta tensión en la seria crisis que viene desarrollándose en España, en vista de los graves desafíos que enfrentan a la democracia española, ha llegado la hora también para que el Gobierno de Israel brinde su apoyo público al Gobierno español, reconociendo los esfuerzos que éste viene realizando para solucionar el conflicto catalán.

La voz de Israel debe hacerse escuchar precisamente hoy junto a la de los Estados Unidos y a los países de la Unión Europea y América Latina que ya ofrecen su respaldo al camino emprendido por el Presidente Rajoy y su gobierno para que se respete la Constitución y se cumplan los principios de la democracia, y ello frente al desgraciado rumbo marcado de los líderes separatistas de Cataluña, la Comunidad Autónoma más importante del país…todavía.

El Gobierno español, a través de su Embajador en Israel se dirigió al Gobierno de Netanyahu para lograr su apoyo.  Hasta el momento Israel ha guardado silencio, con el argumento, acertado por cierto, de que se trataba de un asunto “interno español”. Pero este último viernes las circunstancias han cambiado radicalmente con la declaración de la Independencia del Parlament Catalán y la aplicación  por parte del Gobierno Español del artículo 155 de la Constitución. Hoy en día, todos los que apoyan a España en la arena internacional han sido requeridos a declarar que no tienen intención alguna de reconocer lo que se llama la “Republica Catalana”.

Cierto que el Gobierno de Rajoy no está libre de fallos, siendo tal vez el más serio el uso de la fuerza frente a las manifestaciones callejeras durante el referéndum del 1 de Octubre, pero el Gobierno Central sigue actuando con prudencia y mesura, habiendo otorgado a los que enarbolan la separación el tiempo necesario para que acaten la ley, respeten la Constitución, respeten las reglas democráticas y permitan que la mitad de la población catalana que se opone a la Independencia pueda hacer valer su voz. Ninguna de las “escaleras” que se le ofrecieron al Presidente Carles Puidgemont fueron utilizadas.

Los días restantes hasta las elecciones programadas serán días de prueba: para el Gobierno Español que deberá demostrar que es capaz de administrar a Cataluña por “control remoto” sin que se derrame sangre en las calles de Barcelona y sin hacer uso de la fuerza para manejar a los organismos locales. Por su parte los líderes separatistas deberán demostrar que la actuación de ellos será a través de vías pacificas, que son capaces de contener y limitar a los extremistas – muy numerosos entre ellos, por cierto- y que no boicotearán las elecciones . El sentido común general es que las elecciones programadas presentan la solución más adecuada a la compleja crisis catalana.

Y volviendo hacia Israel: en los 31 años de relaciones diplomáticas entre nosotros y España, hemos sido testigos de altibajos, luces y sombras. No siempre hemos visto con agrado ciertas  posiciones de los Gobiernos españoles relativas al conflicto del Medio Oriente, sobre todo en foros internacionales. Nuestras relaciones en la esfera política no son “especiales” sino correctas, normales y a veces buenas. De aquí que no debemos “nada” a España pero considerando todo lo acontecido y tomando en cuenta los peligros que acechan a los intereses occidentales , muy bien haríamos si declaráramos hoy al mundo entero que no tenemos intención alguna de reconocer a la “Republica de Cataluña”.

Por VICTOR HAREL en Yedioth Ahronoth, 30 de Octubre de 2017.

Harel fue Embajador de Israel en España e Inspector General de los Servicios Diplomáticos de Israel