ActividadesEspañaFranja de GazaHamásIsraelTerrorismo

Fijación antisemita en el Ayuntamiento de Barcelona

Publicado el
  • ACOM denuncia la promoción del antisemitismo desde el Ayuntamiento de Barcelona 
  • La declaración institucional anti israelí, secundada por Bcomú, PDCat, ERC, PSC y CUP, es una manifestación repleta de incorrecciones históricas y jurídicas que deliberadamente pretenden difamar al Estado Judío

*********************

El pasado viernes, el Ayuntamiento de Barcelona emitió una declaración institucional, aprobada por el pleno con la adhesión de Barcelona en comú, PDCat, ERC, CUP y PSC, condenando al Estado de Israel e instando al Gobierno de España a imponer un embargo integral a la venta de armas a Israel. Dicha declaración no es más que un ataque malintencionado y difamatorio sobre el Estado de Israel.

El Manifiesto acumula incorrecciones históricas y jurídicas que deliberadamente buscan la manipulación del lector y la promoción del antisemitismo desde las instituciones públicas barcelonesas. Destacamos las más flagrantes: 

> Ninguna condena contra Hamás por promover los disturbios en una zona fronteriza. Pretenden ocultar deliberadamente que más del 80% de los muertos eran miembros de grupos terroristas cuya intención era invadir territorio israelí. Al menos 50 de los 60 ¨manifestantes¨ muertos eran miembros de organizaciones terroristas palestinas, como el propio funcionario de Hamás, Salah Bardawil, admitió. Y tres más que reconoció la Yihad islámica como integrantes de su organización. El silencio en el manifiesto en cuanto a las conocidas tácticas terroristas de usar civiles como escudos humanos, es meridianamente deliberado. Incluso cuando existen confesiones públicas como las del diputado de Hamás, Fathi Hammad, del reconocimiento del uso de menores como escudos humanos por parte de Hamás. Al igual que la falta de mención a que la edad de reclutamiento de Hamás son los 15 años y de ahí la consecuente muerte de algunos menores de edad. Nada se comenta tampoco sobre el desvío de millones de dólares de ayuda humanitaria para adquirir armamento o la construcción de túneles del terror que han servido tanto para el contrabando de armas como para actos de terrorismo.

Esta declaración del Ayuntamiento de Barcelona, radicalmente antisemita y demonizadora del Estado de Israel, ignora deliberadamente que la intención de Hamás era infiltrar terroristas entre la población civil para invadir territorio soberano israelí con intención de secuestrar, matar y aterrorizar a la población Israelí. Un intento de invasión nunca puede ser una resistencia no violenta. 

> Tergiversación del concepto “ocupación de Palestina” y la inexistencia del “derecho al retorno”. En este punto es donde la retórica y la técnica storytelling tienen su máxima expresión. Contar un relato no implica ser precisos en los términos, ni adaptarse al marco jurídico internacional; se trata únicamente de generar en el lector unas sensaciones, una atmósfera con palabras o recursos literarios. Y este es el gran secreto del relato palestino. Dos conceptos básicos que suelen definir el conflicto son la ocupación de Palestina y el derecho al retorno. El primero de ellos, es un concepto existente en el derecho internacional, pero que NO APLICA en este caso, dado que para que exista una ocupación debe de existir una previa soberanía, hecho que nunca ha sucedido. El colmo de la manipulación incluye hablar de “ocupación” de Gaza cuando Israel se retiró total, unilateral e incondicionalmente de la franja en el 2005. Y sobre el segundo concepto, el derecho al retorno, no es ni siquiera una figura jurídica pero su uso es una herramienta muy potente para la legitimación al relato palestino que pretenden difundir Hamás y los grupos antisemitas. La falta de rigor en los medios de comunicación y en las redes sociales han creado que esta falsa idea se haya instaurado como legítima en el imaginario social.

El bloqueo de Gaza es legal de acuerdo a las Naciones Unidas (Comisión Palmer), las leyes internacionales de bloqueos y según el Manual de San Remo (1994). Cumple con los dos requisitos para serlo: es un bloqueo anunciado y permite enviar ayuda humanitaria a la población civil. Israel envía de forma diaria ayuda humanitaria a la Franja de Gaza. (Para más información sobre el envío de ayuda humanitaria: www.cogat.mod.gov.il )

El grupo firmante, pide a la UE que “revoque el estatus de Israel como socio preferente” y  aumente el apoyo a la agencia de las Naciones Unidas que trabaja en la región (UNRWA). La UNRWA, que además de utilizar un mensaje anti Israel en sus documentos oficiales, ha sido utilizada hasta en tres ocasiones como almacén de armamento por parte de Hamás durante el último conflicto en la Franja de Gaza. 

La decisión de EE.UU de trasladar la embajada a Jerusalén, es una decisión independiente de la campaña de seis semanas de ataques violentos contra la frontera con Israel que anunció Hamás el pasado 30 marzo. Además esta decisión proviene de una ley votada en el año 1995 con la aprobación del 90%, con 93 votos a favor y 5 en contra en el Senado y por 374 votos a favor y 37 en contra en la Cámara de Representantes. 

Este último manifiesto, no es más que un nuevo capitulo en el extenso historial de tropelías de la izquierda catalana contra Israel; el acuerdo de la Comisión de la Presidencia para exigir declaraciones de no vinculación a Israel para la contratación pública, exigencia inconstitucional y contraria a los principios de contratación pública. Las declaraciones del Vicealcalde Gerardo Pisarello banalizando el Holocausto y la defensa del imán yihadista conectado con los atentados de Barcelona por parte de Jaime Asens, Teniente de Alcalde del Ayuntamiento de Barcelona y alto cargo de Podemos en Cataluña. La promoción de terroristas declarados como  Raji Sourni o Layla Khaled, que ni si  quiera se arrepiente de sus actos terroristas. Y la adhesión del Ayuntamiento de Barcelona al movimiento BDS, ilegal en numerosos países y uno de los principales promotores del odio antisemita en el mundo. Ada Colau, ha convertido a Barcelona en la capital española patrocinadora del terror contra judíos y el antisemitismo político.