BDSCisjordaniaEspañaHamásIsrael

Grupos políticos de izquierda no se atreven a votar en las Cortes de Valencia la adhesión de la región al movimiento BDS ni a declarar el boicot a Israel

Publicado el
– Grupos políticos de izquierda no se atreven a votar en las Cortes de Valencia la adhesión de la región al movimiento BDS ni a declarar el boicot a Israel.
– El Partido Socialista de Valencia, Compromís y Podemos en la comisión permanente no legislativa de DDHH de las Cortes Valencianas, acuerdan una propuesta de condena a Israel repleta de referencias falsas y manipuladas sobre la realidad de la Oriente Medio.
– Los grupos de la izquierda valenciana, ante el temor de posibles penas de inhabilitación, rehuye de adherirse al Movimiento antisemita BDS y Espacio ELAI (eufemismo utilizado para discriminar a judíos en un territorio).
– A pesar de las declaraciones plagadas de odio y mentiras aprobadas por gobiernos locales en España, las acciones legales llevadas a cabo por ACOM siguen disuadiendo a ayuntamientos y parlamentos regionales de adherirse al movimiento antisemita de boicot a Israel, como pretenden los grupos próximos a Podemos y el separatismo.

 

Madrid, 4 julio de 2018

La propuesta presentada el pasado 3 de julio por el Partido Socialista del País Valenciano, Compromís y Podemos en la Comisión de Derechos Humanos del Parlamento Autonómico Valenciano, es una declaración sesgada políticamente y sustentada en un cúmulo de falsedades promovidas por la izquierda radical con una evidente carencia de análisis intelectual y una profunda ausencia de veracidad sobre la situación actual de los palestinos.

La iniciativa, que ha sido aprobada por los votos a favor de los tres grupos propulsores de la iniciativa y con la abstención de PP y Ciudadanos, es una fiel réplica del ideario extremista del movimiento BDS: organización conocida internacionalmente por su radicalismo y promoción del odio contra los judíos. A su vez, cabe destacar la falta de cualquier condena a Hamás, grupo yihadista sustentado por Irán y reconocido como terrorista por la UE, principal actor desestabilizador en los Territorios Palestinos y responsable de manipular, presionar y subyugar a la población de Gaza.

La pretensión inicial de los impulsores de esta iniciativa era la de promover la adhesión al movimiento de boicot discriminatorio a Israel y a los judíos por parte de la institución, pero, sabiendo que dicha adhesión es ilegal e inconstitucional, y ante las advertencias de ACOM de que aprobar esas medidas que invitan al odio podrían conllevar penas de inhabilitación, han rehuido de hacerlo.

A cambio, para seguir avivando el fuego de la incitación y la obsesión enfermiza contra los judíos y su estado, el PSOE-PSPV, Compromís y Podemos instan a que sea el Gobierno Valenciano el que continúe dicha senda y realice una declaración similar e incluso una adhesión formal. La respuesta legal de ACOM y sus consecuencias serían exactamente las mismas.

ACOM es el principal denunciante del discurso de odio antisemita en España y las acciones llevadas a cabo ante la justicia han determinado la ilegalidad e inconstitucionalidad de la discriminación contra israelíes, judíos y sus simpatizantes orquestada por la campaña BDS y el vergonzoso “espacio ELAI” hasta en 33 ocasiones y ha provocado la consiguiente actuación de la fiscalía a través de su sección especializada en delitos de odio. También es relevante recordar que la adhesión a este tipo de movimientos está prohibida por la ley en países como Francia, Alemania y numerosos estados de EE.UU. debido a su radicalismo y promoción del odio contra los judíos.

Por su parte, ACOM insta a los partidos políticos a que estudien y analicen en profundidad la falta de respeto a los Derechos Humanos que realmente se sufre en los Territorios Palestinos, como por ejemplo la falta de libertad y sometimiento de las mujeres, la represión y violencia contra colectivos LGTBI o los brutales ataques a las minorías religiosas en dichos territorios.

Respecto a los inspiradores de este tipo de acciones, que pretenden mal utilizar las instituciones públicas españolas, el grupo BDS Pais Valencià, tiene a nueve de sus miembros sentados en el banquillo por graves delitos de acoso, coacción y agresión sobre el artista judío norteamericano Matisyahu en el verano del 2015, que podrían conllevar penas de hasta cuatro de prisión para los procesados.

ACOM en su labor de defensa de la legalidad vigente y su compromiso con la lucha frente al odio antisemita, seguirá tomando acciones legales contra cualquier institución pública que promueva la discriminación y la animadversión al pueblo judío y al Estado de Israel.