Consejo de Derechos HumanosEspañaHamásIránIsraelTerrorismo

La agresión iraní contra nuestro aliado Israel debe tener respuesta

El Gobierno de España, a través del Ministerio de Asuntos Exteriores, tiene la obligación de condenar la flagrante provocación de Irán contra Israel y mostrar su apoyo al Estado Judío, nuestro más firme aliado en Oriente Medio, frente a las agresiones de la teocracia iraní, que no oculta su intención de borrar a Israel del mapa

El pasado 10 de febrero un dron militar de los ayatolás penetró en Israel, suponiendo una flagrante violación de la integridad del espacio aéreo y la soberanía israelíes. La respuesta legítima de las Fuerzas de Defensa de Israel tuvo como consecuencia ataques a objetivos iraníes en suelo sirio y resultó también en el derribo de una aeronave israelí.

Esta escalada de Irán, una provocación directa y sin precedentes, en una zona altamente convulsa y desde suelo de un país tercero en guerra (en la que Irán participa activamente) y a miles de kilómetros de la República Islámica, demuestra el carácter perverso del régimen tiránico chií y sus intenciones expansionistas y violentas en la región.

Nadie que analice la actuación de los siniestros gobernantes de la República Islámica puede estar tranquilo: su desarrollo nuclear, catastróficamente permitido por la comunidad internacional; su permanente actividad desestabilizadora, desde Líbano a Iraq, Siria, Bahrein, o Yemen; el crecimiento exponencial de sus capacidades militares con intervención directa a miles de kilómetros de sus fronteras; su financiación del terrorismo internacional, en particular Hezbollah en Líbano; las permanentes llamadas a la destrucción de Israel y las amenazas al resto de sus vecinos sunnies, junto con la horrenda represión interna, convierten a los carniceros de Teherán en la mayor amenaza contra la estabilidad global y los intereses de Occidente.

Desde ACOM llevamos años denunciando esta deriva y el tremendo error de nuestro gobierno al condonar, cuando no colaborar irresponsablemente, con los ayatolás.

Israel es el baluarte de la seguridad para Occidente. El Gobierno de España debe salir de la equidistancia, la apatía y el desentendimiento que muestra su Ministerio de Exteriores frente a las amenazas terroristas y las agresiones externas a las que se enfrenta a diario Israel.

La seguridad de nuestro aliado estratégico es un compromiso moral y una apuesta decidida por nuestro propio porvenir.