ActividadesBDSConflictoEspañaFranja de GazaHamásIsraelOriente Medio

La flotilla de solidaridad con el terrorismo

Publicado el
La flotilla de solidaridad con el terrorismo
* Varias de las organizaciones y miembros de la flotilla tienen vínculos con Hamás *
* Se trata de un bloqueo legal, por lo que los únicos infractores son los “flotilleros” *
* El buque insignia fue interceptado y remolcado a puerto *

*********

La autodenominada Flotilla de la Libertad es un movimiento formado por 13 organizaciones de diferentes países. Varios de los tripulantes, así como de las organizaciones que lo forman, tienen vínculos directos y públicos con grupos terroristas.

Destacan:

Zaher Birawi, miembro de una organización terrorista vinculada con Hamás y cabecilla de la organización responsable de las revueltas violentas provocadas en los últimos meses en la frontera de Israel.

La candidata musulmana al parlamento sueco Oldoz Javidi, que recientemente abogó por la expulsión de todos los judíos de Israel a EEUU y se refirió a los israelíes como “máquinas de matar con el cerebro lavado”.

MyCare, supuesta organización de ayuda humanitaria basada en Malasia hacia la que el propio líder de Hamás, Ismail Haniyeh, ha expresado públicamente su agradecimiento y ha posado en diferente fotos con activistas de la organización.

La fundación islamista turca IHH, organización considerada terrorista por Israel y apoyada por el presidente turco Erdogan, cuyos vínculos con Hamás son sobradamente conocidos.

Además, la Organización NGO Monitor ha identificado a otras de las participantes como organizaciones colaboradoras del grupo terrorista Frente Popular para la Liberación de Palestina, considerado terrorista por EEUU, la Unión Europea, Canada e Israel.

El bloqueo es legal según el derecho internacional, dado que cumple con los requisitos legales para serlo, específicamente las leyes internacionales de bloqueos y el Manual de San Remo publicado por el Instituto Internacional de Derecho Humanitario en 1994. Además, la interceptación de la flotilla fue pacífica y según las prácticas normales en este tipo de sucesos. El Informe Palmer, confeccionado por una comisión de la ONU en 2011 con motivo de una de las flotillas anteriores, subraya que el Estado judío “enfrenta una amenaza real para su seguridad por parte de grupos militantes en Gaza”. Indica además que “el bloqueo naval fue impuesto como una medida de seguridad legítima para impedir que las armas ingresen a Gaza desde el mar y su implementación cumple con los requisitos del derecho internacional”. En todo caso, la única ilegalidad fue la cometida por esta flotilla de agitadores profesionales.

ACOM lamenta el apoyo a este acto, ilegal y hostigador contra Israel, por parte de las fuerzas políticas de la izquierda española, en especial de Podemos e Izquierda Unida, por los sindicatos CC.OO, UGT y USO, y por algunos miembros del PSOE. Se trata de un nuevo capítulo de la campaña contra los judíos de todo el mundo orquestada por los grupos radicales promotores del odio antisemita que convergen en la plataforma BDS.