ActividadesANPArabia SaudíBDSCisjordaniaConflictoConsejo de Derechos HumanosConsejo de SeguridadDerecho InternacionalEE UUEgiptoEl PaísEspañaEstado PalestinoFranja de GazaHamásIránIsraelONUOrganizacionesOriente MedioSiriaStart Up NationTerrorismoTurquía

La yihad islámica y la paz con los judíos

bds
  • Las campañas vengativas para boicotear a Israel y a los judíos, si bien son vestidas como iniciativas políticas, están en realidad profundamente arraigadas en la ideología islámica.
  • Los activistas contra la normalización y los que promueven el boicot, la desinversión y las sanciones contra Israel perciben a los judíos como los enemigos de Alá y del profeta Mahoma.
  • Los asentamientos, los puestos de control y las vallas son irrelevantes; los eruditos musulmanes quieren a los judíos fuera de lo que ellos definen como tierras sagradas musulmanas. El BDS y los partidarios del movimiento contra la normalización podrían hacer bien en considerar este hecho. No hacerlo equivale a ayudar a los musulmanes a que destruyan a Israel y a matar a tantos judíos como sea posible en el proceso.

A primera vista, la campaña contra la paz entre israelíes y palestinos y BDS contra Israel parece impulsada por motivaciones políticas. Sin embargo, resulta que también hay un poderoso ángulo islámico a esta campaña de odio, que tiene como objetivo deslegitimar a Israel y demonizar a los judíos. Los eruditos musulmanes invocan fervientemente el Corán y el hadiz , las palabras de Mahoma, en sus esfuerzos para alentar a los árabes y los musulmanes a evitar la paz con los judíos.

El Corán y los hadith también han sido aprovechados (y de que manera) para promover el boicot contra Israel y los judíos, refutando así las afirmaciones de los activistas anti-Israel de que sus campañas son sólo políticas. Los palestinos han sostenido desde hace tiempo que su campaña para prohibir la normalización pacífica con Israel se dirige principalmente contra la “ocupación” israelí de Cisjordania, la Franja de Gaza y Jerusalén Este. El movimiento palestino contra la normalización sigue dirigiéndose a los activistas de la paz israelíes y palestinos que mantienen (¡”que horror”!) reuniones públicas, y en los últimos años han ganado impulso, en gran parte gracias a la campaña contra Israel en una calculada programación de incitación y adoctrinamiento por parte de los medios de comunicación palestinos y desde las mezquitas.
En los últimos años, los activistas anti-normalización palestinos han logrado frustrar varias reuniones entre israelíes y palestinos, bajo el pretexto de que tales encuentros causan daño a los palestinos. Los activistas justifican su ruptura al citar lo que ven como prácticas israelíes contra los palestinos, y objetan violentamente cualquier reunión con israelíes, incluyendo aquellos que apoyan de todo corazón a los palestinos y se oponen a las políticas del gobierno israelí.
El incidente más reciente ocurrió en el Hotel Ambassador en Jerusalén Este, donde activistas israelíes y palestinos se reunieron para hablar sobre la paz y la convivencia. Poco después de que comenzara la reunión, varios activistas contra la normalización asaltaron la sala de conferencias para protestar por la reunión.
Reunirse con los sionistas es un acto de traición“, gritó uno de los manifestantes. “No hay soluciones, hay que liberar a los palestinos, del río (Jordán) al mar (Mediterráneo), ¡qué vergüenza!“.
Los manifestantes afirmaron que se oponían a la reunión porque Israel estaba “demoliendo casas árabes y matando a palestinos”.
Hind Khoury, una mujer cristiana que había servido anteriormente como embajadora de la Autoridad Palestina en Francia, recibió toda la ira de estos manifestantes. Los intentos de Khoury de persuadirles, informando a quienes increpaban que la reunión no se trataba de normalización, sino de lograr una paz justa y global, cayeron en oídos sordos. Irónicamente, fue la intervención de la Policía israelí la que permitió a los activistas israelíes y palestinos continuar con su conferencia.
Tales escenas se han convertido en lugar común en el hotel de Jerusalén Este, elsitio preferido para conferencias de paz no oficiales organizadas por israelíes y palestinos. Los activistas contra la normalización tiene ya por costumbre asaltar la sala de conferencias varias veces al año en sus intentos de interrumpir tales reuniones.
Los activistas contra la normalización también se han hecho notar en Ramallah y otras ciudades palestinas. El periódico palestino Al Quds , que recientemente publicó una entrevista con el ministro de Defensa israelí Avigdor Lieberman, también ha sido atacado. Para estos palestinos, la realización de una entrevista con un funcionario del gobierno israelí es una prueba de involucración en la “normalización de los medios”. “El periódico debe pedir disculpas a los palestinos”, exigieron los manifestantes.
A primera vista, la campaña contra la normalización parece impulsada por motivaciones políticas. Sin embargo, resulta que también hay un poderoso ángulo islámico a esta campaña de odio, que tiene como objetivo deslegitimar a Israel y demonizar a los judíos. Los “encargados del cumplimiento” de la anti-normalización palestina hacen todo lo posible para ocultar el aspecto islámico de su campaña. No desean que el mundo sepa que el Islam suministra gran parte de la ideología y la justificación de sus actividades contra Israel.
Los fatwas (decretos religiosos islámicos) y las declaraciones emitidas por destacados eruditos y clérigos musulmanes han advertido desde hace tiempo a los musulmanes de la normalización con la “entidad sionista”. Esta normalización, han dejado claro, se considera un “crimen imperdonable”.
Los autores de estos mensajes de odio no se oponen a la normalización con Israel debido a asentamientos o demoliciones de casas, sino más bien porque creen que los judíos no tienen derecho en absoluto a ninguna de las tierras.
“La normalización con el enemigo sionista significa convertir la presencia de los judíos en Palestina en algo normal”, explicó un académico , Adnan Adwan. “La normalización significa aceptar el derecho de la entidad sionista a las tierras árabes y a Palestina”.
En respuesta a una pregunta de los palestinos acerca de la perspectiva del Islam con respecto a la paz y la normalización con los judíos, un grupo de destacados estudiosos musulmanes emitió una fatwa declarando que esto estaba completamente prohibido. Incluso llegaron más lejos al decidir que cualquier forma de paz con los judíos era también haram (prohibida), a pesar de que el Profeta Mohammed firmó un tratado, conocido como la Constitución de Medina, con judíos y otros no musulmanes poco después de su llegada a Medina desde La Meca en 622 d.C.
En su fatwa , los eruditos musulmanes escribieron: “Es cierto que el Profeta Mahoma firmó un tratado con los infieles, incluyendo a la tribu Quraysh y los judíos, pero no hizo concesiones que fueran contrarias al Islam”. Ellos señalaron que el Profeta Mahoma no llegó a un acuerdo con los infieles para permitirles permanecer en sus casas permanentemente. Tampoco el profeta prometió abandonar la jihad (guerra santa) como resultado de este tratado, agregaron en su fatwa. “No hay pruebas de que el Profeta o cualquiera de sus sucesores haya hecho la paz con los infieles que controlan las tierras islámicas”, aclaró la fatwa.
Para apoyar su argumento, los eruditos citar versos del Corán que, según ellos, prohíben a los musulmanes hacer la paz o nunca poner su confianza en los judíos. Un verso que ellos dicen que se refiere a los judíos es tomado de la sura Al-Anfal: “Y si tienen la intención de engañar a usted, entonces, en verdad, Alá es Suficiente para usted. Su ayuda y con los creyentes “. (62) Según la fatwa, este versículo del Corán se refiere específicamente a los judíos.
Los eruditos continúan con otro verso de la misma Sura Al-Anfal para explicar por qué los musulmanes deben seguir luchando contra los judíos:
“Oh Profeta (Mahoma), exhortad a los creyentes a combatir: si hay veinte personas firmes entre vosotros, ellos vencerán a doscientos, y si hay cien personas firmes, vencerán a miles de aquellos que no creen, porque ellos (los incrédulos) son personas que no entienden. ” (65)
Sin embargo, otro verso del Corán es citado para fundamentar su ideología de guerra contra los judíos – versículo 7 de la Sura At-Taubah (El arrepentimiento):
“¿Cómo puede haber un pacto con Allah y con su Mensajero para los Mushrikin (politeístas, idólatras, paganos, incrédulos en la Unicidad de Alá) esperan a aquellos con quienes hicieron un pacto cerca de Al-Masjid al-Haram (en La Meca)? Por tanto, como ellos son fieles a vosotros, estad fiel a ellos. En verdad, Alá ama a Al-Muttaqun (el piadoso)”.
De acuerdo con la fatwa, los judíos “traidores” han fracasado desde entonces en “arrepentirse” (presumiblemente, convertirse al Islam) y por eso está prohibido hacer la paz con ellos.
Los estudiosos musulmanes también apuntan a varias fatwas que prohíben la paz y la normalización con los judíos emitidos en el siglo pasado. La prohibición se remonta a 1935, cuando un grupo de eruditos y clérigos musulmanes dictaminó durante una conferencia en Jerusalén que estaba prohibido a los musulmanes vender tierras árabes a judíos. Un año más tarde, los estudiosos de la Universidad Al-Azhar de Egipto, una de las primeras universidades islámicas en el mundo árabe, dictaminaron que era deber de todos los musulmanes comprometerse en la yihad “para salvar a Palestina”. En 1989, más de 60 eminentes eruditos musulmanes de 18 países dictaminaron que estaba prohibido a los musulmanes renunciar a cualquier parte de Palestina.
Otros eruditos musulmanes se han referido a otro versículo en el Corán para justificar la prohibición de la normalización con los judíos. En la Sura Al-Mumtahinah (La mujer a ser examinada), el versículo 1 dice: “¡Oh vosotros los que creéis! No toméis como amigos a mis enemigos o vuestros enemigos, mostrando afecto hacia ellos, mientras que no han creído en la verdad que ha venido de vosotros”. También citan el siguiente hadith (un dicho atribuido al profeta Mahoma) para apoyar su reclamación para no hacer la paz con los judíos: “Aquellos que se unen con los injustos para ayudarlos en su injusticia, sabiendo que son injustos, salen del Islam”.
Las campañas vengativas para boicotear a Israel y los judíos, si bien son vestidas como iniciativas políticas, están en realidad profundamente arraigadas en la ideología islámica.
Los activistas contra la normalización y los que promueven el boicot, la desinversión y las sanciones contra Israel perciben a los judíos como los enemigos de Alá y del profeta Mahoma. Estas campañas no son patentemente una protesta legítima. Ni siquiera son parte de un esfuerzo por boicotear a los productos israelíes o políticos y académicos. El verdadero objetivo de las campañas se revela en las palabras de los líderes musulmanes: que los judíos no tienen ningún derecho a la tierra, y deben ser atacados a través de la yihad como infieles y enemigos de todos los musulmanes y árabes.
Los estudiosos musulmanes no han dejado lugar a dudas sobre su visión de la verdadera naturaleza del conflicto israelí-palestino. Los asentamientos, los puestos de control y las vallas son irrelevantes; los eruditos musulmanes quieren a los judíos fuera de lo que ellos definen como tierras sagradas musulmanas. El BDS y los partidarios del movimiento contra la normalización podrían hacer bien en considerar este hecho. No hacerlo equivale a ayudar a los musulmanes a que destruyan a Israel y a matar a tantos judíos como sea posible en el proceso.

Artículo original de Bassam Tawil publicado en The Gatestone Institute

4 comentarios en “La yihad islámica y la paz con los judíos

  1. Y España sigue regalandoles dinero a esos “Aliens” Vivo cerca de Fuengirola (Màlaga) y esto està lleno de marroquis,que asco¡

Los comentarios están cerrados.