Vasos comunicantes en Cataluña: yihadismo y radicales de izquierda independentista

Publicada en Publicada en España, Israel, Terrorismo
A la reciente revelación a la opinión pública de que Jaume Asens, Teniente de Alcalde del Ayuntamiento de Barcelona y alto cargo de Podemos en Cataluña, fue el encargado de la defensa y exculpación legal de un peligroso imán yihadista conectado con los atentados de hace una semana, se une ahora la de que Benet Salellas, diputado de la CUP en el Parlamento catalán y apoyo parlamentario del Presidente Puigdemont ha actuado en repetidas ocasiones de abogado defensor de terroristas islamistas en Cataluña. Además, se produce el hecho de que ambos políticos son, a su vez, activistas anti israelíes de primera línea.
Esta situación vuelve a evidenciar la cooperación y afinidad entre los asesinos y algunos grupos políticos independentistas y de extrema izquierda. También, que los tristes sucesos vividos recientemente y la preocupación de la Comunidad Judía barcelonesa son resultado de un largo y peligroso proceso de acceso al poder local de elementos extremistas.
ACOM lleva años denunciando esa íntima colaboración basada en una red de asociaciones que promueven simultáneamente actividades antisistema, independentistas e islamistas. Esa constelación de grupos de la órbita de Podemos-En Comú, CUP y aledaños  lleva aparejada una obsesiva fijación antisemita que se refleja en las iniciativas tomadas desde las instituciones en que esos grupos políticos participan:
– Las declaraciones de boicot institucionales en ayuntamientos de Cataluña que desde ACOM hemos ido revirtiendo en los Tribunales de Justicia. Mociones que en reiteradas ocasiones han recibido la colaboración de ERC, partido de la coalición que gobierna la Generalitat.
Invitación oficial a la comisión de acción exterior del parlamento autonómico catalán a individuos como Raji Sourani, que incluso ha cumplido pena de prisión por su pertenencia a banda terrorista. Sourani no duda en afirmar que “los terroristas palestinos deben recibir un salario vitalicio por sus esfuerzos”. En contraste, en la misma comisión, el representante de los judíos barceloneses, Uriel Benguigui, fue denominado por las CUP como “agente extranjero”. El Presidente de la Comunidad Judía de Barcelona recibió los insultos precisamente de Benet Salellas.
– Homenajes en foros públicos, sufragados por el Ayuntamiento de Barcelona, a terroristas como Layla Khaled que no han renunciado ni al uso de la violencia, ni se arrepienten de su actividad terrorista.
– Aprobación de declaraciones de apoyo al boicot a Israel y la discriminación contra todos los que lo apoyan, como la realizada en el Ayuntamiento de Barcelona, del que Jaume Asens es Teniente de Alcalde.
Se da la circunstancia de que Jaume Asens, además de liderar la defensa de Mohammed Mrabet, gerente de la mezquita de Vilanova i la Geltrú y acusado dentro de la Operación Chacal de preparar un grave atentado, es también un furibundo activista anti-israelí. Desarrolla una importante presencia en la difusión y activación de campañas como la de Rumbo a Gaza, una pantomima ilegal tras la que se esconde la aquiescencia con la banda terrorista Hamas. El mismo Asens se jacta en su currículo público de haber liderado la causa legal que los terroristas de la flotilla intentaron contra miembros del Gobierno y el Ejercito israelí que fue desestimada en la Audiencia Nacional.
Jaume Asens, junto a sus compañeros de Podemos
Jaume Asens, junto a sus compañeros de Podemos
La fijación del Teniente de Alcalde de Barcelona con el terrorismo no se ciñe sólo al de corte islámico; también al de los terroristas catalanes de Terra i Lliure, llegando a poner en duda el propio Estado de Derecho respecto a estos convictos.
Otro tanto ocurre con el diputado autonómico por la CUP, Benet Salellas, cuya cartera de preferencias profesionales es amplia dentro del espectro terrorista: yihadismo internacional, independentistas gallegos, anarquistas,…hasta cinco bandas terroristas diferentes.
Benet Salellas
No es casualidad  que el movimiento BDS que Asens y Salellas apoyan (y sus formaciones políticas) esté ampliamente subvencionado desde las instituciones públicas,  y que emitan un vergonzoso comunicado en el que culpa a Europa del reciente atentado. No sólo busca la desaparición del Estado Judío, sino que glorifica desvergonzadamente el terrorismo sufrido por los israelíes y en su macabra concepción menosprecia a las víctimas del mismo yihadismo que sufrimos en España.
Esto sucede en el contexto de una región, Cataluña, con 515.000 musulmanes, la mayoría inmigrantes recientes, que representan un 6,9% de la población de local. Esa cifra dobla el porcentaje del total de España y haría de una Cataluña independiente el segundo país en porcentaje de población musulmana de Europa occidental tras Francia (7,5%), y por delante de Alemania (4%), Dinamarca (3,8%), Suecia (3%), Gran Bretaña (2,8%), o Italia (2%). Ese porcentaje está incluso por encima del de países con situaciones convulsas como resultado de su amplia población musulmana, como Bélgica (4%) con los Países Bajos (6%).
Ese rápido proceso de penetración islámica ha traído a su vez la extensión acelerada del fenómeno salafista en la región catalana, convirtiéndola en uno de los mayores focos de yihadismo de Europa.
ACOM quiere finalmente reiterar su cariño a la víctimas del atentado yihadista, a los ciudadanos de Barcelona y a todos los catalanes y el apoyo a los gobiernos central y autonómico y a sus fuerzas de seguridad en la lucha contra el terrorismo islamista.