EspañaIsrael

El Ministerio de Exteriores echa balones fuera ante la evidencia de hostilidad contra Israel

Hace unas semanas ACOM remitió una comunicación formal al Ministro de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis en la que detallábamos actividades hostiles contra Israel de su Ministerio. Esas iniciativas incluían la financiación de proyectos de asociaciones españolas que buscan la destrucción del Estado Judío y que a su vez están vinculadas con organizaciones terroristas palestinas.
Así mismo, cuestionábamos el apoyo del Ministerio a la agenda de Casa Árabe o UNRWA España que, bajo una fachada cultural o humanitaria, dan cobijo a la promoción de la discriminación antisemita y la glorificación de la violencia.
En contraste, también expresábamos nuestra extrañeza y preocupación porque Centro Sefarad – Israel (organismo dependiente de Exteriores) denegara al líder de la oposición israelí un espacio para un acto público en su visita a nuestro país.
La respuesta del Ministerio ha sido recordar el ejemplar compromiso del Gobierno de España contra el terrorismo y su posición oficial de rechazo absoluto al movimiento discriminatorio BDS. ACOM comparte ese rechazo pero insiste en denunciar la incoherencia entre las declaraciones del Ministerio y sus actos: o el Ministro Dastis aspira a que obviemos la evidencia del hostigamiento financiado contra un estado amigo y aliado, o esta respuesta escenifica la absoluta falta de control del Ministro sobre las políticas aplicadas por el ministerio y sus subordinados. Por tanto, más allá de cualquier brindis al sol, el Ministerio de Exteriores debe activar todos los resortes de que el Estado de Derecho dispone para detener la industria del odio antiisraelí que, regada con millonarias subvenciones año tras año, da de comer a radicales antisistema del entorno de Podemos, y pone a la minoría judía española en la diana del acoso y la violencia.

********

Por su interés, reproducimos la comunicación formal remitida al Ministro de Asuntos Exteriores y la respuesta del Gabinete del Ministro:
Sr Ministro:
Entre las diferentes funciones del Ministerio que usted dirige se encuentra la administración de fondos destinados a la solidaridad internacional, muchos de ellos vía la Agencia Española de Cooperación para el Desarrollo – AECID. 
Ese presupuesto no debe, en ningún caso, beneficiar a grupos antisemitas que glorifican el terrorismo o incitan a acabar violentamente con un estado democrático y amigo como es Israel. Tampoco a proyectos que, promovidos por esos grupos, y tras la máscara de fines pretendidamente humanitarios, favorezcan el boicot o la discriminación inconstitucional de compañías o personas por su origen nacional, su religión, su etnia o sus convicciones políticas. 
En último caso, es una seria responsabilidad de los donantes asegurarse de que sus ayudas no puedan acabar en manos de organizaciones españolas o extranjeras que simpaticen o colaboren con bandas terroristas así declaradas por la UE o, aún más grave, que las ayudas institucionales acaben financiando la estructura  de grupos armados, cuando se les use como socios locales para proyectos patrocinados por nuestro erario.
La reciente visita a España del ex ministro, líder de la oposición centrista en el Parlamento israelí y Presidente del Partido Yesh Atid, Yair Lapid, tuvo precisamente como objetivo la presentación de un informe al respecto  elaborado por ACOM y NGO Monitor, organización de referencia internacional en el campo de las ONGs. Los datos y conclusiones del informe no pueden ser más preocupantes: organizaciones españolas y árabes, con una agenda declaradamente deslegitimadora y hostil contra el Estado Judío, son beneficiarias de cuantiosas ayudas para proyectos con fondos de contribuyentes españoles.
Durante su visita, el Sr. Lapid tuvo ocasión de mantener un encuentro con el Secretario de Estado de su ministerio, Ildefonso Castro, a quien detalló esa red de organizaciones no gubernamentales españolas que reciben regularmente cantidades desproporcionadas por parte del Estado (Gobierno Central, administraciones autonómicas y locales); más de cinco millones de euros sólo en 2015. El Sr. Lapid detalló, en una carta dirigida a Ud. , casos específicos en que esas ayudas se destinaron a actividades de grupos estrechamente relacionados con el terrorismo. Esta situación exige un cambio inmediato en la política de su ministerio, la aplicación de una verdadera diligencia previa en la selección de beneficiarios y fiscalización de proyectos y, en general, de la legislación vigente en materia de apología del terrorismo y colaboración con banda armada. Es preciso, en fin, desarrollo normativo urgente en materia de cooperación al desarrollo de todos los estamentos del estado que haga estos grupos inelegibles para esas ayudas. Estas actuaciones deben incluir a asociaciones que, como UNRWA España, y de nuevo bajo un paraguas pretendidamente humanitario, promueven el odio anti israelí y cuentan con numerosos vínculos con grupos incitadores .
Adicionalmente, todas y cada  una de esas organizaciones no gubernamentales apoyan activamente la guerra económica y política contra Israel a través de la campaña BDS (boicot, desinversiones y sanciones). Resulta incomprensible que, dada la posición manifiesta de su departamento  contra los boicots en general, y el BDS en particular , grupos BDS encuentren un altavoz en actos de instituciones que, como Casa Árabe, están participadas por el Ministerio y cuentan con cuantiosas ayudas públicas que también se usan para atacar a Israel y promover libelos de odio . Frente a ello, llamamos su atención al hecho de que Centro Sefarad, también participado por ese ministerio, rechazó albergar un acto del Sr. Lapid, representante democrático del Estado de Israel, que es digno de ser recibido en sede parlamentaria, por su propio Secretario de Estado y en la Comunidad Judía de Madrid, pero no en esa entidad. Hay algo asimétrico en los parámetros de los funcionarios de su ministerio que nos creemos merecen ser revisados.
No sólo es política de su ministerio rechazar los planteamientos del BDS, también constituye doctrina legal en España. Cabe recordar que los boicots institucionales auspiciados por esas organizaciones han sido declarados ilegales en España en doce ocasiones, tanto por Tribunales ordinarios, como Superiores Así mismo, el propio Partido Popular aprobó en su reciente Congreso Ordinario el rechazo a la campaña BDS dentro de sus principios rectores  Por tanto, permitimos sugerirle que considere promover  legislación que impida que administraciones locales españolas puedan aprobar mociones discriminatorias que, además, afectan a competencias exclusivas de su ministerio. No parece razonable que tengan que ser organizaciones privadas como la nuestra, y no el propio estado, las que tengan que actuar judicialmente contra estos desmanes
Mientras tanto, seguirá resultando profundamente decepcionante que los actos del Ministerio de Exteriores y Cooperación no se correspondan con sus políticas y declaraciones. En un caso reciente, fue su propio asesor parlamentario, el que dio el visto bueno al texto final de una Proposición No de Ley del grupo parlamentario de Podemos  en el Congreso  que fue aprobada y parece legitimar el uso del boicot contra Israel o al mismo movimiento discriminador y pro-violento BDS.
El BDS contra Israel supone una grave amenaza, no sólo porque ataca a un aliado de España desde el sectarismo, la glorificación del terrorismo y el rechazo a la solución de dos estados, sino porque con su retórica criminalizadora de todos los que apoyan a Israel en España, y por extensión a la minoría judía en nuestro país, nos pone a todo ese colectivo en la diana del terrorismo. Esperamos que considere muy seriamente esta responsabilidad en que, por activa y pasiva, incurre su ministerio y la financiación que aporta. 
Por todo ello le solicitamos una reunión a la mayor brevedad en la que podamos comentar acciones concretas y urgentes que se puedan ejecutar para corregir estas situaciones recurrentes.
 
Atentamente,
Angel Mas
Presidente de ACOM
 ********