Nueva política, antisemitismo y fútbol

Publicada en Publicada en Actividades, ANP, Arabia Saudí, BDS, Cisjordania, Conflicto, Consejo de Derechos Humanos, Consejo de Seguridad, España, Estado Palestino, Franja de Gaza, Hamás, Irán, Israel, Siria, Terrorismo, Turquía, Unión Europea

Algunos creyeron que la nueva política era traer a profesionales de la sociedad civil que no estuvieran maleados por los viejos hábitos a gestionar las instituciones. Otros pensaron que era votar por organizaciones transversales preocupadas por los verdaderos problemas de los ciudadanos.

Tomemos como ejemplo Gijón: Foro presentó a una reputada cirujana que se acabó haciendo con la alcaldía, mientras Xixón Si Puede, la marca blanca de Podemos, se convertía en la tercera fuerza del consistorio.

Y ahora usemos el ejemplo del boicot a Israel para considerar el éxito de esta supuesta nueva política:

– Xixón Si Puede, junto con su pareja (estable) IU presentó una proposición para boicotear en ese ayuntamiento todo lo que tuviera que ver con el Estado de Israel, con la excusa de promover los Derechos Humanos. En esto el PSOE actuaba (y actúa) de comparsa.

Se supone que la necesidad de solventar complejos asuntos de política exterior era una prioridad urgente que los ciudadanos demandaban de sus representantes municipales. Y que lo hicieran con una proposición que rezuma antisemitismo, pues se ceba en el estado de judío, el único estado judío, y sólo en ese. No en ninguno de los 50 países musulmanes que no respetan los Derechos Humanos. No en ninguno de los 23 países de la Liga Arabe, ninguno plenamente democrático. No, sólo con Israel, el estado de los judíos y la única democracia de Oriente Medio. Democracia asediada por el yihadismo que también nos amenaza a nosotros.

Pero no sólo eso. La resolución presentada también consigue asociar a Gijón a un movimiento internacional denominado BDS que glorifica el terrorismo y busca la destrucción de ese estado. No la solución de dos estados, no, sino echar a los judíos al mar.

El acuerdo aprobado también exige la discriminación en Gijón de todas las personas y empresas asociadas a o que simpaticen con ese estado: desde ese momento, todos los amigos de Israel en España lo que, por extensión, incluye a la inmensa mayoría de los judíos españoles no son bienvenidos en Gijón. O serán tratados como sospechosos ciudadanos de segunda. Esta era la nueva política.

O quizá la nueva política era una alcaldesa como Carmen Moriyón que, para no incomodar a IU-Podemos, se puso de perfil y consideró que su responsabilidad como alcaldesa era abstenerse con su grupo y permitir esta barbaridad. Y una vez expuesta públicamente la insensatez, completarla con una huida hacia adelante que incluyó:

Eludir su evidente responsabilidad mientras se resistía a revocar la declaración, como le ofrecieron PP y C’s. Estaba, y está, en su mano hacerlo.

– Mentir cuando decía que era una declaración política y no pensaba cumplir con el acuerdo, cuando ya había instruido a las empresas municipales a que ejecutaran cumplidamente el boicot. Y si no lo pensaba cumplir, ¿por qué no cancelarlo?

– Repetir que hay una sentencia judicial que dice que el boicot no es discriminatorio, cuando en realidad sabe que hay un caso abierto en los juzgados por una denuncia presentada por ACOM, y que recientemente el Tribunal Superior de Justicia de Asturias ha dictado sentencia firme contra el Ayuntamiento de Langreo exactamente por la misma causa. Y Gijón será el siguiente.

La irresponsabilidad de poner a Gijón en el mapa de infamia en la prensa internacional, no tener el coraje para rechazar el antisemitismo y faltar a la verdad eran, para el grupo de Foro de Moriyón, la nueva política.

Todo seguía su curso y Gijón se mantenía tan “judenfrei” como la Alemania de los 30… hasta que se cruzó el fútbol.

El azar quiso que la selección tuviera que jugar contra Israel en la clasificación para la Eurocopa. Y que se eligiera como sede del partido el estadio de El Molinón.

En Israel se conocía perfectamente que ese ayuntamiento había declarado publica y formalmente su hostilidad al estado judío sin mediar causa alguna. Que la resolución aprobada en su ayuntamiento llamaba de todo a su país y a sus ciudadanos.

Y, claro, saltó la indignación. Porque aunque los gijoneses no tengan nada que ver con el racismo ni el odio a los judíos, nadie quiere ir a un lugar donde la autoridad te tacha de bárbaro asesino y rechaza contacto alguno contigo.

Toda esta situación es, además, caldo de cultivo ideal para que extremistas y sectarios de todo tipo vuelvan a exhibir la altura cívica e intelectual de sus ideas, como ya hicieron frente al teatro Jovellanos. Si se liaron a bofetadas por una representación artística, imagínense la que podrían montar en un estadio de fútbol.

¿En estas condiciones, se puede asegurar al equipo israeli y sus aficionados unas condiciones mínimas, cuando las instituciones locales no colaboran con su seguridad ni bienestar, sino que jalean precisamente la agresividad? ¿No sería mejor, se preguntan con toda lógica, ir a jugar a cualquier otra ciudad de España donde se les reciba con los brazos abiertos?

El fútbol sacó pues a la luz con este ejemplo las miserias y frivolidades de una política que no era nueva, sino tan antigua como los libelos antisemitas y el odio a los judíos. La alcaldesa Moriyón tiene la posibilidad de recobrar la cordura y la valentía y revertir la situación. Si no, el partido no debe celebrarse en Gijón. Y mientras, Gijón seguirá siendo noticia internacional gracias a su consistorio.

Angel Mas
Presidente de ACOM

Original publicado en La Nueva España

Un comentario en “Nueva política, antisemitismo y fútbol

  1. Soy de Gijón y conozco de primera mano la virulenta judeofobia que caracteriza a cierta izquierda analfabeta de la ciudad (ya el dirigente socialdemócrata alemán Auguste Bebel lo describió con acierto hace más de cien años: “el antisemitismo es el socialismo de los imbéciles”), pero no estoy de acuerdo en solicitar que se traslade la sede del partido España-Israel a otra ciudad, pues eso sería darles la razón a todos aquellos que apoyan vergonzosas campañas antiisraelíes como la de BDS y desean convertir a Gijón en un territorio “judenfrei”. En esta ciudad somos muchos los que apoyamos al estado de Israel y el verdadero significado del sionismo, aunque no hagamos tanto ruido como los “otros”. No nos arrebaten la posibilidad de poder ver a la selección hebrea en nuestra ciudad y poder aplaudirla en El Molinón. Eso sí, que en el terreno de juego gane España.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.