ActividadesANPBDSCisjordaniaEspañaIsraelOriente MedioTerrorismoUnión Europea

Visita del Presidente de Israel a España: agradecimiento y esperanza

Publicado el

Desde ACOM – Acción y Comunicación sobre Oriente Medio, organización de referencia en el ámbito de la diplomacia pública entre España e Israel, mostramos nuestra satisfacción y orgullo pleno tras la histórica visita de estado a nuestro país del Presidente de Israel, Reuven Rivlin. Nuestro agradecimiento especial a su Majestad Felipe VI por transmitir el cariño y admiración del pueblo español al Presidente de Israel y todos sus conciudadanos.

La presencia de Rivlin en España no sólo ha puesto de manifiesto los inquebrantables lazos entre nuestra nación y el estado judío, sino que ha servido para reforzar aún más una alianza esencial para ambas democracias en múltiples ámbitos vitales.

Cabe destacar el inequívoco apoyo de Israel a nuestra integridad territorial, que ha servido para acallar tantas bocas de especuladores y malintencionados, movidos por su único y exclusivo interés.

Como el propio Presidente de Israel señaló oportunamente, España, Sefarad, es también la casa común de tantos judíos que viven en Israel o en la Diáspora. Ese nexo histórico tiene en la sólida unión entre ambas democracias su mayor expresión estratégica, sobre la que cabe seguir ahondando e introducir mecanismos de mejora. Como tal, esperamos que el gobierno y la diplomacia española comprendan de una vez que las relaciones de amistad entre aliados es una avenida de doble dirección y exigen reciprocidad. Tocará a España demostrar que también nuestro país apoyará sin fisuras al Estado Judío cuando lo necesite, algo en lo que nuestro gobierno no ha sido el socio más fiable.

España tendrá una gran oportunidad para ello en las próximas semanas cuando reciba al Presidente de la Autoridad Palestina Mahmoud Abbas. Nuestro Gobierno debe exigir el cese inmediato de la incitación a la violencia y la incitación al terrorismo desde la Autoridad Palestina, sus medios de comunicación y sus escuelas. Como importante donante, el Presidente Rajoy y el Ministro Dastis deben condicionar de modo inequívoco la ayuda de España desde ya mismo a que ésta deje de usarse para pagar sueldos a terroristas palestinos presos y a sus familias, lo que constituye un indulto y un agravio inadmisible para todos los españoles.

Por su interés, reproducimos íntegramente el discurso del Presidente Rivlin en el Senado de España, el pasado martes:

En la tradición de mi pueblo, España no es sólo un lugar, no es sólo una cultura, España es un concepto. Aquí, en esta tierra, en el punto de encuentro entre civilizaciones, vivieron en una proximidad sin precedentes el cristianismo, el islam y el judaísmo.

No hay un ámbito de la creación judía que no contenga un estrato histórico entero escrito aquí en España. No hay un solo ámbito en el que la influencia española no resuene hasta hoy en la vida intelectual y social de Israel.

En Toledo se sentaban juntos monjes, cadíes y sabios judíos que trabajaban juntos para transmitir el conocimiento de una civilización a otra, y de ella a una tercera. Los judíos de Sefarad, como los propios españoles, no creían en el conflicto entre civilizaciones, sino en el encuentro entre ellas. Un encuentro fértil, un encuentro efervescente, un encuentro estimulante. Para el pueblo judío no había nada más natural que integrarse en el fascinante encuentro entre pueblos y culturas que ofrecía España. Esta es la razón por la que el pueblo judío se encontraba en España en su hogar.

La culminación fue la expulsión en 1492. Una expulsión que desagarró la larga y variada historia de la vida y la creación de los judíos en Sefarad. Una expulsión que perjudicó al pueblo judío y al pueblo español también. Si consideramos los resultados, esta expulsión representó un cambio radical para el mundo judío en su totalidad.

Mientras Colón iba camino del nuevo mundo hacia occidente, los judíos expulsados de España fueron hacia oriente y convirtieron el “españolit” (el ladino) en una lengua judía hablada desde Italia hasta Turquía, desde Bulgaria hasta Salónica y hasta la Tierra a de Israel.

España e Israel son dos democracias muy jóvenes y al mismo tiempo muy sólidas. Dos democracias que se enfrentan a pruebas y sacudidas exteriores e interiores y consiguen superarlas.

La amistad entre Israel y España es profunda desde hace muchos años. España es un estado para nosotros (una única entidad estatal soberana) y todos los problemas con los que está lidiando estos días son internos. Nuestras relaciones con todos los ciudadanos de España son muy apreciadas y rezamos para que el presente desafío se resuelva a través del entendimiento.

Desde los dos extremos de la cuenca mediterránea, ambos somos como antorchas de los mismos valores, los valores democráticos, los valores de la igualdad y la libertad, los valores de la tolerancia y la paz.

Israel siempre ha anhelado la paz con sus vecinos. La lucha por la paz es una de las fuerzas que nos une a Israel y a España en nuestro tiempo. Con la Conferencia de Madrid de 1991 comenzó el proceso de paz palestino-israelí. Incluso ahora que el proceso de paz está suspendido, sigue siendo una brújula.

Espero que España siga siendo una voz que defienda la importancia de la cooperación. Una voz que se opone al boicot. En esta cámara hay quien critica a veces con un lenguaje agresivo la política de Israel. Pero debemos distinguir claramente entre crítica y boicot. Quien intenta perjudicar al Estado de Israel a través del boicot y la deslegitimación socava con sus propias manos la posibilidad de llegar en algún momento a una solución al conflicto palestino-israelí y se encontrará a final de cuentas del lado equivocado de la historia.

No habrá paz hasta que no comprendamos que la convivencia entre nosotros no nos ha sido impuesta, sino que árabes y judíos hemos estado siempre destinados a convivir.

España es hoy por hoy una de las economías más fuertes del mundo, e Israel es un lugar de peregrinación para los que buscan soluciones tecnológicas es un centro de excelencia mundial de alta tecnología y de innovación. Israel está clasificado en primer lugar en número de patentes por habitante, cada 8 horas nace en Israel una empresa nueva de alta tecnología con la que sus promotores quieren cambiar el mundo.

Nuestras economías se complementan y pueden enriquecerse mutuamente. Si somos capaces de aunar fuerzas y cerebros, la economía española se beneficiará, la economía israelí se beneficiará, toda la región entera se beneficiará.

No debemos conformarnos con unas relaciones normales, banales, entre nosotros. Debemos establecer entre España e Israel unas relaciones extraordinarias, unas relaciones especiales. Nuestro camino común procede de un pasado esplendoroso, y se dirige hacia un futuro que puede ser emocionante, fascinante y no menos glorioso.

Muchas gracias por el cálido recibimiento que me han brindado.

 

Fuente: Embajada de Israel en España