ANÁLISIS: La verdadera cara del BDS y sus conexiones con el terrorismo, la extrema izquierda y separatismo catalán.