La irresponsable apuesta del Gobierno de España financiando el terrorismo a través de UNRWA

El próximo jueves 7 de marzo, la Comisión de Asuntos Exteriores del Congreso de los Diputados, acogerá, por indicación de la Portavoz del Grupo Socialista en dicha Comisión, Hana Jalloul Muro, una reunión con Philippe Lazzarini, Comisionado General de la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados palestinos, UNRWA.

La decidida apuesta del ejecutivo de Pedro Sánchez y el partido socialista, redoblando la contribución económica (con los impuestos de los españoles), a una organización como UNRWA, de la que han quedado notorias y numerosas muestras de sus vínculos con organizaciones yihadistas palestinas, es la penúltima exhibición impúdica de como Sánchez ha decidido alejar a España del tablero de potencias democráticas, homologando a nuestro país con dictaduras sangrientas, absolutamente entregadas en su apoyo (financiero, educativo y diplomático) al terrorismo palestino.

El encuentro, auspiciado por los socialistas, no podía tener lugar en un momento más comprometido para UNRWA y su Comisionado General, quien personalmente, y a pesar de la cascada de evidencias que las últimas semanas han certificado como trabajadores de UNRWA participaron en la masacre del 7 de octubre (asesinando, secuestrando cadáveres, o custodiando rehenes en sus domicilios), negó las pruebas palpables. El penúltimo capítulo de ese silencio, tras la reciente revelación de que UNRWA tenía contratados a más de 400 empleados miembros activos de organizaciones terroristas, empleados que se vanagloriaban de haber secuestrados mujeres israelíes a las que referían como “esclavas sexuales” o “yeguas, los mismos términos con los que el estado islámico se refiere a las mujeres yazidies tras su secuestro, violación y asesinato.

Al igual que su alto representante, también han negado las evidencias los capítulos nacionales de UNRWA, como el caso de España, que, en su línea habitual, ha ocultado bajo una ignominiosa alfombra como su organización ha facilitado escuelas para albergar arsenal militar, además de ser convertidas en centros operativos de los terroristas (en un claro crimen de guerra), o apuntalado un sistema educativo durante lustros basado en el antisemitismo y la glorificación de la yihad. Muchas organizaciones internacionales llevan años denunciando la connivencia de UNRWA con el terrorismo y la perpetuación en la sociedad palestina de una cultura de odio: muchos dirigentes terroristas se han educado en sus escuelas cuyo currículum glorifica el “martirio” y deshumaniza a los judíos; hay un largo historial de uso de sus colegios, hospitales e instalaciones como a arsenales, punto de acceso a túneles e incluso lugar de reclusión de rehenes; no hay instalación de UNRWA que no haya sido excavada durante años para la construcción de túneles con la colaboración activa de esa organización.

La connivencia global de UNRWA con los terroristas es aberrante, al igual que, desde aparentes gobiernos democráticos, se decida no sólo mantener, sino aumentar, las partidas presupuestarias para una organización perfectamente alineada con los objetivos de Hamás y otros grupos terroristas palestinos. Pedro Sánchez es un caso desgraciadamente atípico respecto a países democráticos, que ante las pruebas han decidido suspender su ayuda económica a un emporio como es UNRWA, que cimenta su lucrativa existencia en, precisamente, no cumplir la misión para la que fue creada.

El rol activo del PSOE, no ya condicionado por sus socios, sino liderando activamente la retórica de apoyo a UNRWA, una agencia con cientos de empleados de Hamás en sus filas, está personificado en Hana Jalloul Muro, Portavoz del Grupo Socialista en la Comisión de Asuntos Exteriores, amén de Secretaria de Política Internacional del PSOE. Jalloul es conocida por el blanqueamiento realizado de grupos terroristas en su tesis doctoral, que trufó de términos como “resistencia armada” o “mártires” a bandas como Hamás o Hezbolá.

Instamos a las fuerzas políticas parlamentarias presentes en la Comisión de Asunto Exteriores a que pregunten formalmente al gobierno por qué continúa financiando UNRWA, particularmente desde el 7 de octubre, a la luz de las conexiones y complicidad conocidas de la organización con Hamás.

Así mismo, es necesario que insten a Sánchez a realizar una investigación y hacer consultas sobre la lógica legal y práctica para tener una organización de refugiados distinta exclusivamente para un grupo de personas, mientras que todos los demás refugiados confían en ACNUR para ese cometido.

El establecimiento de UNRWA

La Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en Oriente Medio  (UNRWA) se estableció en 1949 para ayudar a los refugiados palestinos desplazados durante la Guerra de Independencia de Israel. Casi 75 años después, UNRWA continúa sus operaciones en la Franja de Gaza, Cisjordania, Líbano, Siria y Jordania. A pesar de que la agencia proporciona cobertura para la actividad terrorista y perpetuando el conflicto israelí-palestino, Estados Unidos y la Unión Europea han contribuido colectivamente más de 1 mil millones de dólares a UNRWA desde 2021.

Mandato de UNRWA

UNRWA emplea a 30,000 empleados para atender a 5,9 millones de palestinos. La agencia reconoce abiertamente que «no tiene un mandato para reasentar a los refugiados de Palestina y no tiene autoridad para buscar soluciones duraderas duraderas para los refugiados». En particular, tanto los judíos como los árabes fueron desplazados de sus hogares durante y después de la Guerra de Independencia de Israel de 1948. Después del conflicto, Israel absorbió con éxito cientos de miles de refugiados judíos de estados árabes que habían experimentado persecución y expulsión. Sin embargo, debido a los desafíos del reasentamiento y los beneficios de aprovechar a los refugiados como un arma futura contra Israel, estos mismos estados árabes no reasentaron a un número similar de árabes desplazados. En 1949, las Naciones Unidas establecieron UNRWA para servir a los refugiados palestinos. Aunque muchos de los beneficiarios originales de UNRWA ya no están vivos, la agencia continúa sus operaciones en Gaza, Cisjordania, Jordania, Siria y Líbano.

El «derecho de retorno» de los palestinos

La afirmación de que los descendientes de los refugiados palestinos originales tienen un derecho inherente se basan en la Resolución de la Asamblea General de la ONU 194, una medida no vinculante diseñada para negociar una tregua entre las partes en conflicto: Egipto, Líbano, Irak e Israel (2 unga res. 194, párr. 11.: se les resuelve que los refugiados que deseen regresar a sus hogares y vivan en paz con sus vecinos deben poder hacerlo en la fecha práctica más temprana, y que se debe pagar una compensación por la propiedad de los que eligen no regresar y para pérdida de o daños a la propiedad que, bajo los principios de derecho internacional o en capital, los gobiernos o autoridades deben ser bien responsables; “Instruye a la Comisión de Conciliación que facilite la repatriación, el reasentamiento y la rehabilitación económica y social de los refugiados y el pago de la compensación, y para mantener relaciones cercanas con el Director de la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en Oriente Medio y, a través de él, con los órganos apropiados. y agencias de las Naciones Unidas).

Dentro de esta resolución, solo el párrafo 11 aborda específicamente los «refugiados», sin embargo, no garantiza un derecho absoluto a regresar. En cambio, recomienda que se permita a los refugiados regresar, ofreciendo una compensación para aquellos que eligen no hacerlo. El derecho a regresar está supeditado al compromiso de los refugiados de vivir pacíficamente con sus vecinos. Además, la resolución estipula que el rendimiento debe ocurrir «en la fecha más temprana posible». Es importante destacar que la resolución se refiere ampliamente a los «gobiernos», sin imponer una obligación específica a Israel.

El artículo 12 (4) del Pacto Internacional sobre Derechos Civiles y Políticos afirma que «nadie será privado arbitrariamente del derecho a ingresar al país». Sin embargo, su relevancia para los refugiados palestinos es cuestionable, ya que nunca fueron ciudadanos de Israel. Además, esta disposición aborda un derecho individual y no aboga por una declaración colectiva. Su alcance se limita a prevenir la negación arbitraria del derecho a entrar. A la luz de estas consideraciones, no existe una base legal internacional establecida para la demanda palestina de un «derecho de rendimiento».

El problema de los refugiados palestinos

Las Naciones Unidas (ONU) aplican un enfoque distinto a los refugiados palestinos en comparación con los de otros conflictos o situaciones. Específicamente, UNRWA inscribe automáticamente a los descendientes de los refugiados palestinos indefinidamente, lo que resulta en un aumento significativo en su recuento oficial.

Desde un número original de alrededor de 700,000 refugiados, ahora hay 5.9 millones de palestinos registrados en UNRWA, a pesar del hecho de que la mayoría no huyó del conflicto. En 2021, el ex Secretario de Estado Mike Pompeo afirmó que sólo menos del 5 por ciento de los «refugiados» registrados por la UNRWA cumplen con los criterios aplicados por la ONU para los refugiados de otros conflictos. Al expandir la población de refugiados y promover los reclamos palestinos a la tierra israelí, UNRWA perpetúa y exacerba el conflicto en curso.

Educación de UNRWA de niños palestinos

El plan de estudios que se enseña en las escuelas de UNRWA niega la legitimidad de Israel, incita al antisemitismo y promueve la violencia y la yihad. Un estudio realizado por Impact-SE, una organización de investigación que monitorea la educación global, publicó un informe después de los eventos de la masacre del 7 de octubre, documentando como más de una docena de empleados de UNRWA aplaudieron públicamente las atrocidades. Por ejemplo, como se publicó en la página oficial de Facebook de la escuela el 26 de octubre, un maestro lideró a los estudiantes de primaria en una oración que apoya a los guerreros de la Jihad contra los enemigos de la religión, es decir, Israel. Impact-SE también identificó a más de 100 empleados de UNRWA que, antes del ataque, usaron las redes sociales para respaldar el odio y la violencia.

Asistencia financiera de UNRWA a Hamas

A pesar de la pobreza experimentada por los residentes de Gaza, Hamas asigna más de la mitad de su presupuesto a las necesidades militares y desvía los recursos humanitarios para sus fines terroristas y el enriquecimiento de su liderazgo superior. Al cubrir los gastos civiles, UNRWA libera recursos para que Hamas los use en sus operaciones terroristas. Un funcionario de Hamas reconoció esto el 30 de octubre, afirmando que la organización construyó cientos de kilómetros de túneles para proteger a sus combatientes, afirmando que «es responsabilidad de las Naciones Unidas proteger [los civiles]».

Después de la Guerra de Gaza de 2014, el ex asesor de seguridad nacional israelí, el mayor general Yaakov en Amidror, señaló que «cuando miras lo que Hamas hizo con todo el cemento y los materiales que entraron en Gaza para» construir «, y se ve que la mayoría se fue en los túneles, se comprende que, desde su punto de vista, los civiles no les importan”.

Uso de Hamas de instalaciones y materiales de UNRWA

Hamas ha construido túneles debajo de las escuelas UNRWA en Gaza, utilizando a los estudiantes como escudos humanos. El 8 de noviembre, las fuerzas israelíes destruyeron un túnel terrorista de Hamas adyacente a una escuela administrada por la UNRWA en la Franja de Gaza. Además, el grupo almacena cohetes dentro de las escuelas de UNRWA y utiliza instalaciones escolares como lanzamiento para ataques. El liderazgo de UNRWA suprime a los empleados cuyas declaraciones  reflejan positivamente a Israel o negativamente a Hamas. Por ejemplo, en 2021, UNRWA sacó a su jefe de Gaza después de que reconoció públicamente los esfuerzos de Israel para llevar a cabo ataques «precisos» y «sofisticados» para evitar víctimas civiles. Del mismo modo, solo semanas después de la masacre del 7 de octubre, UNRWA informó que los funcionarios de Hamas estaban robando el combustible y el equipo médico de una instalación de UNRWA en la ciudad de Gaza. Sin embargo, UNRWA eliminó rápidamente esta información, presumiblemente bajo la presión de las autoridades de Hamas. Además, el personal militar israelí que regresó a casa, después de la convocatoria de reservistas, declaró que no encontraban una escuela, una mezquita o una instalación de la ONU que no se estaba utilizando como depósito de armas o que tenía entradas a los túneles.

Personal de UNRWA

Un informe del Wall Street Journal el 29 de enero, 2024 detalla información muy incriminatoria sobre la participación del personal de UNRWA en la masacre del 7 de octubre basada en la inteligencia compartida por Israel con funcionarios estadounidenses que llevaron a Washington y otros para suspender la ayuda a UNRWA.

«Al menos 12 empleados de la agencia de refugiados palestinos de la ONU tenían conexiones con el ataque del 7 de octubre de Hamas contra Israel y alrededor del 10% de todo su personal de Gaza tienen vínculos con los grupos militantes islamistas«, afirma WSJ.

Los informes de inteligencia revelaron que 12 trabajadores de UNRWA estaban entre los militantes que atacaron a civiles inocentes el 7 de octubre con algunos de ellos involucrados en el secuestro de israelíes y otros en la coordinación de la logística, así como encontrarse presentes en los sitios donde los israelíes fueron asesinados. Varios de los empleados involucrados de UNRWA eran maestros de escuela primaria y secundaria.

Apoyo a Hamas

Durante un período prolongado, Israel ha sostenido que el personal de UNRWA en Gaza apoya a Hamas y tiene roles dobles. El 15 de enero, la organización Un Watch publicó un documento que revela que más de 3.000 personal de UNRWA fueron expuestos como miembros o partidarios de Hamas y la masacre del 7 de octubre. La comunicación entre estos individuos se produjo a través de un grupo oficial de Telegram de ‘maestros’ UNRWA ‘. Esta revelación se alinea lógicamente con el contenido que se encuentra en los libros escolares utilizados por UNRWA. Después del 7 de octubre, las atrocidades de Hamas han sido celebradas y apoyadas abiertamente por miembros del grupo en Telegram.

Conclusiones

El personal de UNRWA ha sido cómplice de apoyar las capacidades de Hamas para construir una fortaleza terrorista en la franja de Gaza.

Los libros escolares de UNRWA contienen material antisemita que fomenta el odio e incita a la violencia como un medio de resistencia contra el pueblo judío en Israel.

Después del 7 de octubre, el personal de UNRWA apoyó abiertamente y celebró las atrocidades cometidas por Hamas en las comunidades israelíes junto a la frontera gazatí.

UNRWA es la única organización a nivel mundial que permite la herencia del estatus de refugiado a los palestinos, un estatus no otorgado a ningún otro grupo de refugiados.

Al manejar todos los asuntos civiles para los palestinos, UNRWA permite a Hamas asignar más de la mitad de su presupuesto a las actividades terroristas.